¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Roma?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Entradas para visitar el Vaticano en Roma

Los Museos Vaticanos están entre los más importantes del mundo. Seguro que has odio hablar de su increíble colección de arte antiguo, de sus salones palaciegos y, por supuesto, de la célebre Capilla Sixtina. Sin embargo, también son famosos por sus aglomeraciones y largas colas, especialmente en los meses de verano. Descubre las mejores opciones para comprar entradas para los Museos Vaticanos y pasa tu viaje disfrutando de Roma sin perder tiempo esperando en las colas de los museos.
... leer

Mejores 5 entradas para visitar el vaticano en Roma

Tours y visitas guiadas
Oferta: Vaticano + Coliseo, Foro y Palatino
(4.314)
$66.194
Oferta y sin colas
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por el Coliseo, Foro y Palatino
(4.463)
$29.750
Oferta y sin colas
Entradas
OMNIA Vatican & Rome Card
(120)
$84.044
Sáltate las colas
Tours y visitas guiadas
Oferta: Audiencia papal + Museos Vaticanos desde Roma
(49)
$51.319
Oferta

Descubre las actividades para hacer en Roma

Sin duda, lo más importante al comprar entradas para el Vaticano es hacerlo con la mayor antelación posible. El Vaticano emite un número limitado de entradas anticipadas por día, dejando el resto de las entradas disponibles en el mostrador oficial a la entrada de los museos. Dado que los Museos Vaticanos son una de las atracciones turísticas más visitadas del mundo, las filas que se forman en los mostradores pueden llegar a comenzar a partir de las 6:00 de la mañana, y no es extraño que la espera se alargue incluso varias horas. Sin embargo, si compras entradas para el Vaticano online por adelantado, puedes evitar estas pesadas esperas y acceder directamente a las galerías del museo.

Otro beneficio de hacer tu reserva para el Vaticano de antemano es que tienes más flexibilidad para elegir la hora de tu visita. Dada la inmensa popularidad de los museos, los visitantes que compran entradas de admisión general por adelantado tienen que elegir la hora de su visita en el momento de la compra. Las horas en las que el museo está menos concurrido (por la mañana temprano o al final de la tarde) tienden a agotarse rápidamente, por lo que si esperas demasiado para comprarlas es posible que durante la visita tengas que lidiar con las hordas de turistas que acceden a los museos en las horas punta. ¡Date prisa!

Sin embargo, la forma más fácil de garantizar que puedas evitar las colas y visites el museo a la mejor hora es comprar entradas para los Museos Vaticanos incluidas como parte de una visita guiada. La mayoría de los viajeros recomiendan reservar entradas al Vaticano como parte de un tour, tanto por la mayor comodidad como para aprovechar mejor el tiempo. En pocas palabras, los Museos del Vaticano son enormes y tienen galerías que alojan desde estatuas del Antiguo Egipcio hasta obras arte contemporáneo, sin olvidar las estancias más famosas como las Estancias de Rafael, la Capilla Sixtina o la espectacular Galería de Mapas. Si bien toda la colección del museo es digna de ser vista, las visitas guiadas tienden a dirigir a los visitantes a las obras más importantes y famosas de la colección. De esta manera disfrutarás de una visita más gratificante y ahorrarás un tiempo muy valioso si solo estás en Roma unos días.

También es importante recordar que las entradas para el Vaticano se pueden personalizar a tu gusto. Cuando haces tu reserva para los Museos Vaticanos, puedes elegir entre varias opciones que incluyen visitas guiadas, visitas a la Basílica de San Pedro y los fabulosos Jardines del Vaticano y entradas combinadas con otros rincones emblemáticos de la ciudad como el Coliseo o el Castillo de Sant'Angelo. También puedes conseguir entradas que incluyen un asiento reservado para las audiencias papales de cada miércoles y domingo o entradas que otorgan acceso prioritario a la Capilla Sixtina, una opción altamente recomendable que te permitirá acceder a la Capilla Sixtina antes de que se abra al público. Así podrás admirar la obra maestra de Miguel Ángel sin las bulliciosas multitudes que llenan el espacio durante los horarios oficiales.