¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Monte Patria?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Hoteles en Monte Patria

webs+30
    Buscar
    Habitación Huéspedes
    Noche precio por noche
    Filtrar ()
    ordenar
    huéspedes
    mapa
    Ordenar
    Listo
    OFF ON
    Ver precio total
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0

    Donde dormir en Monte Patria

    Top 1
    hacienda juntas
    Hostales en
    Monte Patria
    Qué lindo lugar, fue lo primero que dije cuando llegue a este hotel llamado hacienda Juntas, en la localidad de Juntas, escondida en los valle generosos, es así como denominan a la comuna de monte Patria en el Valle del Limarí. Esta hacienda fue una de las principales haciendas de la provincia y ha sido por más de 120 años propiedad de la familia Claussen, (hacienda que tiene más de 200 años), esta hacienda es un acogedor hotel, que conserva su noble pasado colonial, destinado al turismo rural con todas las comodidades modernas.
    Top 2
    parador curantú
    Hostales en
    Monte Patria
    Parador Curantú Un grato ambiente familiar es lo que percibí a mi llegada al Parador Curantú, nos esperaba Isabel Margarita, la anfitriona, e iba resguardada por unos hermosos ejemplares de perros kuvasz, a simple vista el lugar me parece hermoso, ella cordialmente nos invita a registrarnos y luego nos lleva a la cabaña que usaremos. Al abrir la puerta me llevo una grata impresión, la cabaña era preciosa, llenas de detalles, Isabel me cuenta que las frazadas estaban tejidas a mano por personas de la localidad, las alfombras también son artesanales, y los cuadros son de artistas locales. Luego de instalarnos nos dirigimos a la casa para disfrutar de un almuerzo campestre, el lugar es tan hogareño, en todos sus rincones se siente el amor que se puso en los detalles de su construcción y decoración, fue una experiencia interesante y sabrosa, sentir la conexión de la dueña con sus invitados (nótese la diferencia, no clientes como en otros lugares) y como nos hace participes, después del almuerzo, en las labores campesinas que permiten mantener el lugar y sus animales, entre los cuales se encuentra Luna que es una llama hogareña, los conejos quienes devoraban su pasto, las gallinas que disfrutaban de su comida, unos granos de maíz y cualquier bichito que osara meterse al gallinero, estas últimas eran de tantos colores y tamaños, de verdad es otro mundo, que nos recuerda que la naturaleza es nuestra proveedora, es maravilloso este contacto con la ruralidad. En la tarde salimos a recorrer los alrededores en las bicicletas del parador, los paisajes son increíbles, es una oportunidad única ya que cada rincón tiene su encanto. Como recompensa a un sano ejercicio en bicicleta nos espera una sabrosa cena con productos locales y caseros, en un ambiente cordial; esta delicia se vuelve más exquisita por el mágico ambiente que se genera durante ella en la casa, logramos sentirnos como en casa y entre amigos, tanto así que la conversación se dilata y ya es de noche, luego de una larga jornada lo más esperado es dormir, y que mejor que la tranquilidad del campo, no tiene precio la paz y seguridad que nos cobijaron durante la noche, tuve hermosos sueños, y despertamos llenos de energía y vitalidad. Una apetitosa mesa se nos presenta, un desayuno naturista nos esperaba en la casa, ideal para empezar esta nueva jornada de descubrimiento y viajes, el lugar es maravilloso, y los invito a vivir esta experiencia, realmente es increíble lo que vivimos en Curantú, ahora es tu turno de disfrutar esta maravilla del Valle del Río Rapel.
    Otras tipologías de alojamiento