¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Mairena del Alcor?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Hoteles en Mairena del Alcor

webs+30
    Buscar
    Habitación Huéspedes
    Noche precio por noche
    Filtrar ()
    ordenar
    huéspedes
    mapa
    Ordenar
    Listo
    OFF ON
    Ver precio total
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0
    $0

    Donde dormir en Mairena del Alcor

    Top 1
    casa rural alojamiento rural huerta la cansina
    Casas Rurales en
    Mairena del Alcor
    Huerta La Cansina está a tan solo 20 km. de Sevilla, en la campiña sevillana. Típica finca andaluza con cuatro casas de capacidades y estilos diferentes para grupos grandes, familias pequeñas o parejas. Situadas todas entorno a un gran jardín con piscina alberca, parrilla argentina y horno marroquí, cada casa tiene su jardín o terraza y luego los jardines y zonas comunes como la piscina, zonas infantiles, zona de huertos, la zona de los animales (la pajarera, el gallinero, el bosque de eucalipto donde viven la burra y las cabras), la plantación de aloe, el naranjal... Huerta La Cansina está especialmente recomendada para parejas, familias con niños y celebraciones al aire libre. Un lugar donde disfrutar de un encuentro inolvidable con la naturaleza . Original conjunto de cuatro casas, cada una decorada y ambientada en épocas diferentes: -Casa Andaluza, el autentico sabor de la Andalucía del siglo XIX. -Villa-Comix, un original y colorido chalet al estilo de los años 70. -Alminara, una pequeña casa con romántica decoración árabe. -Casa Mediterránea, inspirada en el estilo ibicenco ideal para familias pequeñas. Bien comunicados. Estamos en la Mairena del Alcor, Comarca de los Alcores, un lugar inmejorable para descubrir de una forma distinta Sevilla y el mundo rural andaluz. Al lugar se puede acceder en coche por un camino de asfalto que solo al final se hace de tierra. A 1 km andando de la parada de autobús más cercana por lo que se llega también a pie o en bicicleta . El alojamiento se encuentra en el municipio fuera de casco urbano, a 1 km de la población Mairena del Alcor. También puede visitar Sevilla (20 KM), Carmona (10 KM), Osuna (70KM), las playas de Huelva y Cadiz (100 KM), La Sierra Ronda (100 KM), Granada (200KM), Córdoba (130 KM) El alojamiento dispone de wifi gratuito, aire acondicionado en estancias principales, jardí­n-terraza, barbacoa, cocina. Además de las actividades agrícolas (finca con sello ecológico) cuenta con una asociación que lleva a cabo actividades culturales para niños y adultos.
    Top 2
    hotel mairena
    Hoteles en
    Mairena del Alcor
    Serían sobre las dos de la tarde cuando decidimos apalancarnos en algún hotel de Mairena del Alcor. Precisamente en la entrada de Sevilla, frente al Recinto Ferial, habíamos visto la fachada de uno de ellos, con algunas banderas, así que nos dirigimos hacia aquella avenida. Al principio de la misma hay un letrero indicativo de un hostal, informando que se debe de tomar la primera desviación a la derecha. Tras hacerlo nos movimos por una vía de servicio paralela a la avenida pero a un nivel superior. Aunque no esperábamos encontrar fácilmente aparcamiento prácticamente lo hicimos delante de la misma fachada y no era el único hueco existente. Las vistas son buenas porque esta zona es la entrada de la ciudad. Por ello junto al Hotel hay un par de buenos restaurantes, especializados en pescado fresco y mariscos. Tras subir unos pocos escalones accedimos a la terraza del Hotel, un mirador privilegiado para contemplar el tráfico y el bullicio de la ciudad. Un poco más allá está la entrada al Hotel Mairena tras la cual se encuentra, a mano izquierda, la recepción. Los precios oscilan entre 40 y 60 euros, dependiendo de la temporada. A nosotros nos cobraron, decidimos pagar de antemano pero nos dieron la opción de hacerlo al irnos 43.50 euros por una habitación doble con dos camas y cuarto de baño interior completo. Detrás de la recepción se encuentra la cafetería, que atiende el mismo recepcionista. Tras ella el Salón de Televisión y la Sala de Internet. Son tres espacios comunes en la misma fachada del edificio. El Hotel tiene varios pequeños patios interiores, que ofrecen luminosidad natural a sus tres plantas. Alrededor de estos patios interiores se distribuyen las habitaciones, un total de cuarenta con capacidad para 52 plazas. Imagino que en las dos plantas superiores algunas habitaciones dan a la fachada, pero en nuestro caso nos ubicaron en la planta baja. Para llegar a nuestra habitación tuvimos que caminar por un pasillo a la izquierda de la recepción. Se iba iluminando conforme avanzábamos. Dejando la cafetería y los dos salones a nuestra izquierda y un par de patios a la derecha. Estos patios están decorados en estilo andaluz, pero su cercanía a las ventanas de las habitaciones nos disuadió de utilizarlos para no molestar a otros clientes. Nos metimos en nuestra habitación, con apertura de llave e iluminación por tarjeta. Tamaño correcto, con un par camas en mueble provenzal con complementos en azul y blanco. Estado general excelente, sin desperfectos a simple vista. Enfrente un televisor de plasma con mando a distancia donde estuvimos viendo algo de Teledeporte. A mano derecha una mesa escritorio y en una esquina la entrada al servicio. Buen tamaño, con productos de limpieza, pero sin secador de mano. Con bañera, por supuesto. Tras descansar media hora nos fuimos a almorzar a un restaurante cercano. Dejamos la llave en recepción y estuvimos toda la tarde descubriendo los rincones de Mairena del Alcor. Al anochecer nos volvimos al Hotel Mairena y cenamos algo ligero en la misma habitación. El aire acondicionado es el punto débil de la habitación, al menos de la nuestra, pues era muy flojito, algo que nos sorprendió dada la habitual climatología de la zona. De todas formas no pasamos calor, bastó retirar la manta y la colcha para dormir a gusto. Como punto positivo reflejar que, quizás por la situación interna de la habitación, es totalmente silenciosa. En toda la noche sólo oímos pasar a un par de clientes y eso porque lo hicieron charlando con voz de sordos. En ningún momento oímos el tráfico exterior y en cuanto me dormí ya nada me molestó. Por la mañana lo recogimos todo y nos dirigimos a la recepción. Allí la misma persona que estaba nos atendió en la cafetería donde tomamos café y bollería industrial. Luego nos abrió la puerta de la calle y nos despedimos. En resumen un hotel con dos estrellas decente, limpio, con buen precio y muy tranquilo. Sólo un defecto que no es generalizable a todas las habitaciones pero con buena atención y una extraordinaria ubicación. Si regresamos a esta ciudad seguro que lo volveremos a utilizar.
    Top 3
    hotel hacienda los miradores
    Hoteles en
    Mairena del Alcor
    Íbamos camino de Brenes cruzando un paisaje de olivos y frutales alrededor de diversas haciendas. Esta forma autárquica de economía es la heredera natural de las villas romanas, a las que se trasladaron los patricios cuando los impuestos comenzaron a ser excesivos en Roma. Son pequeñas ciudades, con todos los servicios mínimos imprescindibles. Exteriormente parecen pequeños castillos, de formas cuadrangulares con algunas torres en su entrada principal y en sus esquinas. En cierta forma es lógico porque sus almacenes eran fruto de la codicia ajena. Grandes portones dan paso a un patio interior donde los señores se instalaban en la parte más alejada de la entrada y junto a la misma se disponían las habitaciones del capataz. A un lado se situaban las dependencias comunes como cocinas, cuadras y almacenes y al otro las del personal fijo de servicio. Esta tipología habitual con la degradación de la actividad económica de las haciendas se fue paulatinamente modificando. Por ello muchas haciendas más que fincas de explotación agrícolaganaderas son actualmente recreos palaciegos. Cuando vimos que en la entrada de una de ellas se anunciaba su carácter histórico dimos media vuelta con el coche y nos metimos dentro de la Hacienda. Su entrada es una galería de naranjos, supongo que para mermelada, junto a extensos huertos muy bien cuidados. A mano derecha está la Hacienda Los Miradores, con profundas modificaciones en el siglo XVIII para adaptarla a finca de campo para el disfrute de sus propietarios. La reforma efectuada en 1830 salvó de su estado ruinoso las instalaciones que actualmente son la envidia de la comarca. Entre los jardines y el caserío hay un amplio espacio abierto que sirve para aparcamiento cuando se contrata el cátering de la Hacienda, pues es muy solicitada para celebraciones de bodas y otros eventos sociales. Un poco más allá la zona hípica, quedando el horizonte de la campiña a su espalda con magníficas vistas, sobre todo si se sube a los miradores de las torres, de donde le viene el nombre a la propia Hacienda. Entre los equinos de raza española observé que había un tranquilo burrito por lo que nadie tiene excusa para no pasear a caballo por estos parajes. La Hacienda es un lugar perfecto para ello o para reposar porque la tranquilidad en ella es máxima. Entramos en la Hacienda por su parte trasera, junto a los jardines. Allí hay una escalera de madera con un pavimento de césped que nos sorprendió. Da a una terraza con un césped muy cerrado. No es la única zona verde pues éste es el elemento más utilizado en los patios de la Hacienda. En su parte central una piscina, vacía por estar en noviembre, y al lado una zona ideal para sentarse. Ya por el interior pudimos admirar su Salón de Baile, con capacidad para 400 personas. Al otro lado la Capilla, elemento imprescindible en todas las haciendas, con la espadaña hacia el interior de la misma. Alrededor del patio principal una diversidad de salones, como el Salón Verde y de torrecitas, que pueden utilizarse para distintas funciones. También vimos una parte de su museo de carruajes, seguro que futuro museo etnográfico de la campiña. Esta Hacienda Los Miradores merece la pena la visita aunque sólo sea para conocer cómo vivían hace varios siglos y para contemplar un lugar ideal para descansar y disfrutar de la naturaleza. Si, además, se puede pernoctar en la misma conviene preguntar por sus precios porque, según mis noticias, son de los más económicos de la comarca y se ajustan a su clientela. El lugar es ideal para celebrar lo que sea o simplemente para descansar o montar a caballo. Hasta hace muy poco sólo se ha dedicado a las celebraciones, pero es tanta la demanda que ha tenico como alojamiento que han asumido realizar también funciones de turismo rural. Pero dado el tamaño de la Hacienda sus precios dependen, lógicamente, del número de personas que la reserven y del tiempo por el que lo hagan. Es otra forma de vivir, por eso lo recomiendo.
    Top 4
    hostal san vicente i
    Hostales en
    Mairena del Alcor
    Otras tipologías de alojamiento