Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Trinidad?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Trinidad

109 colaboradores

39 lugares turísticos de Trinidad

Calles en Trinidad
Calles de Trinidad
(10)
Un asentamiento colonial español perfectamente conservado en el que los relojes se detuvieron en 1850, y salvo por los infrecuentes grupos de turistas, todavía no se han vuelto a poner en marcha. La ciudad se construyó gracias a las enormes fortunas azucareras amasadas a principios del siglo XIX en el contiguo valle de los Ingenios y la riqueza del periodo anterior a la Guerra de la Independencia aún se evidencia en las ilustres mansiones coloniales decoradas con frescos italianos, porcelanas de Wedgewood, muebles españoles y arañas de cristal francesas. Declarada Patrimonio Mundial en 1988, sus secretos pronto se convirtieron en propiedad pública y enseguida empezaron a llegar autobuses para conocer " el museo al aire libre". Solo el placer de callejear ya es motivo para visitar la ciudad, entrar por cada uno de los callejones, disfrutar de la quietud de las plazas o como en mi caso del repiqueteo del agua en los adoquines rotos y gastado durante una tormenta tropical. Tan sólo le veo una pega a esta maravilla, y es la descontrolada cantidad de salvajes y pesados jineteros que acosan al turista de manera realmente incordiante para llevarlo a tal o cual sitio, vender ron " de calidad" o "puros Montecristo a mitad de precio". De resto, creo que cualquiera podría quedarse a vivir en la preciosa Villa de la Santísima Trinidad.
Monumentos Históricos en Trinidad
Plaza Mayor de Trinidad
(9)
En Trinidad todas las calles llevan a la Plaza Mayor, ubicada en el centro del casco histórico y rodeada por un cuarteto de magníficos edificios como el Museo Histórico Municipal, la iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad, el Museo Romántico y el Palacio Ortíz, que es una curiosa Galería de arte. Reflejo de esa mezcla de estilos donde prima el colonial, resultado del hecho de que la ciudad se haya construido gracias a las enormes fortunas azucareras amasadas a principios del siglo XIX, las mansiones que rodean la plaza nos muestran sus frescos italianos, los restos de la porcelana de Wedgewood, algunos muebles españoles y cristalinas lámparas de arañas francesas. La plaza tiene por ello ese regusto kitsch de la mezcla de colores, de forja de varios estilos, de unas esculturas de perros que custodian la salida, los bancos de hierro pintado o lo que para mí fue una imagen de plaza de juguete. Para darle aún un toque más especial, al igual que el resto de las calles de Trinidad, las que rodean la plaza son de piedra pura, de cascotes sueltos, de arena. La vida realmente se detuvo en Trinidad.
De interés cultural en Trinidad
Valle de los Ingenios
(2)
Situado al sur de la provincia de Sancti-Spíritus, en la región central de Cuba, al lado de Trinidad, constituye un testimonio de inestimable del desarrollo de la industria azucarera. En este valle se conservan numerosas ruinas de las instalaciones relacionadas con la fabricación del azúcar, como los ingenios, los barracones, los graneros, las casas de verano, etc. Dentro de lo que podemos ver en esta zona, la Torre Iznaga, ocupa un sitio preferencial, con sus 45 metros repartidos en siete pisos o niveles, y una atalaya desde la cual se divisa las plantaciones de caña de azúcar en la zona.
Bosques en Trinidad
Topes de Collantes
(3)
En 2007 hicimos ruta mochilera por Cuba y dedicamos un día a practicar turismo de naturaleza, visitando a modo de excursión los Topes de Collantes, con sus empinados senderos entre bosques de coníferas, sus resbaladizas cascadas y sus maravillosas vistas. Hablemos del transporte. Es muy difícil llegar hasta allí si no es en vehículo propio. Una vez en destino, optamos por la excursión más conocida, la del salto del Caburní, que tuvo un coste (6,50 CUC por persona, jugo incluído). La ruta, de 2,5 km., recorre un paisaje interesante. Al final, llegas a la cascada, de 62 metros, que forma divertidas piscinas naturales y el refrescante bañito se agradece y mucho. Recuerdo que el principio del camino de regreso fue muy duro(empinado) pero después me sentí genial, ¡sienta muy bien andar un poco! Es una excursión recomendable y añade variedad a la ruta por el pais. Tope de Collantes no es imprescindible pero ciertamente en el contexto de Cuba y, en concreto, de la provincia de Sancti Spiritus, sí me alegro de haberlo visitado, pues no se nos presentaron muchas más oportunidades comparables para disfrutar de vegetación y naturaleza.
Museos en Trinidad
Museo de arquitectura
(2)
Muy interesante ya que nos ofrece la posibilidad de ver en un espacio más o menos reducido los estilos que en Cuba se utilixaron en su época gloriosa para la construcción de los palacios y edificaciones. La casa es de 1738 y se ven tablas del techo que parecen de encaje. Cerraduras enormes en las ventanas y puertas. Amén de la colección de herrajes, las piezas de madera tallada, y los medios puntos de cristal y colores. El Museo es una Trinidad condensada.
Monumentos Históricos en Trinidad
Trinidad Colonial
Ubicada en la central provincia de Sancti Spiritus, la antaño conocida como Villa de la Santísima Trinidad tuvo su origen hacia el 1514, para colocarse entre las siete primeras villas fundadas por los españoles en el archipiélago cubano.Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988 y ruta obligada hacia la conquista de nuevos territorios, se asentó junto a las márgenes del río Guaurabo, donde los españoles encontraron una población aborígen utilizada como mano de obra, tierras fértiles y excelentes puertos para la preparación de expediciones.
Iglesias en Trinidad
Iglesia de la Santísima Trinidad
(3)
Mi ciudad favorita.
Museos en Trinidad
Museo Romántico
(1)
El más importante de la ciudad, la guía que nos toco, una descendiente de gallegas fue divertidísima y muy dulce, pego algo de la historia del museo: Museo Romántico ocupa el antiguo palacio de los Condes de Casa Brunet, situado en la Plaza Mayor de la ciudad de Trinidad. Inaugurado el 26 de mayo de 1974, fue la primera institución de su tipo creada en la localidad, después del Triunfo de la Revolución. El inmueble, constituye un ejemplo de la arquitectura doméstica de los siglos XVIII y XIX. El edificio tuvo dos etapas de construcción: la planta baja data de 1740 y se conoce como la vivienda de la familia Silva y Álvarez Travieso hasta 1807, que es comprada por José Mariano Borrell y Padrón, quien mandó a construir la planta alta en 1808. Heredada por su hija Angela Borrell y Lemus fue habitada por su familia hasta 1857 que marcharon a España. En 1945 la Asociación Pro-Trinidad adquirió el inmueble, fue restaurado parcialmente y sirvió como Sede de esta Asociación, que realizó una importante labor de promoción y salvaguarda de la cultura trinitaria en el período republicano. El Palacio Brunet, como también se le conoce, tiene como objetivo mostrar a los visitantes el ambiente de una casa colonial trinitaria de los años 1830-1860, período que coincide con el de mayor riqueza y apogeo en la etapa colonial. A través de sus catorce salas de exposición se muestran muebles y artes decorativas que en un 80% pertenecieron a otras familias de la Villa. El lujo que disfrutaba la elite social se hace presente en muebles de exquisitas formas, porcelanas y cristales de las más famosas fábricas europeas. La ostentación del poder económico y el ansia de representatividad social de la sacarocracia trinitaria, nos han legado los más ricos y variados exponentes de la cultura material decimonónica, que hoy disfruta todo nuestro pueblo y más allá de nuestras fronteras, pues pertenecen al Patrimonio de la Humanidad.
Playas en Trinidad
Atardecer en la playa de Trinidad
(4)
Un atardecer en la playa siempre es bonito, pero si este es el día de fin de año lo hace mucho más especial. Nos comimos las uvas a las 6 de la tarde (12 en España) mientras caía la tarde. Trinidad merece que su estancia sea en la ciudad, cerca del centro, pero aun así no hay que dejar pasar la oportunidad de acercarse a su costa y ver sus playas.
Playas en Trinidad
Playa Ancón
(5)
Dicen que Playa Ancón es una de las mejores de Cuba. Se encuentra en el municipio de Trinidad de Cuba, en la provincia de Santi Spíritus. De ella nos atrajo el buceo, dado que cuenta con alrededor de 30 puntos repartidos a lo largo de su privilegiada barrera coralina, en la que la inmensa mayoría de flora y fauna son autóctonas del lugar. Desde luego, sus puestas de Sol son espectaculares. Así que, dispuesta a sacarle el jugo a mi título open water, nos cogimos un minibus desde Trinidad y en 15 minutos llegamos a Playa Ancón. La impresión inicial fue muy buena, eso sí, no equiparable a Cayo Levisa pero... Lo primero que hicimos fue preguntar por el tema del buceo. Si no lo has probado nunca no pasa nada, es una excusa perfecta para hacer un mini curso, como le pasó a mi compañera de viaje, que valiente se enfundó el neopreno por primera vez. A eso de las 13h nos llevaron, junto al resto del grupo, a una zona cercana para meternos en el agua. A pesar de que tuve que sacrificar metros de inmersión por ir con mi recién estrenada amiga submarinista, valió mucho la pena. ¡Qué sensación tan genial! Era, tal cual, nadar en una pecera. Eso sí, el precio de la inmersión no es que fuera especialmente competitivo, aviso... Tan bueno como la excursión en si fue el ambiente que se generó a nuestra vuelta al centro de buceo. Entre cañas y mojitos, todos los del grupo hicimos amistad y, finalmente, acabamos quedando esa noche (instructores incluidos) y pasándola todos juntos bailando en la discoteca Ayala. Fue un día redondo.
Palacios en Trinidad
Palacio Cantero
(2)
Interesante palacio que acoge el museo de la ciudad, muy interesante el mobiliario y arquitectura del edificio. Pego algo de historia del edificio: El Palacio fue construido por el hacendado azucarero José Mariano Borrell y Padrón para casa de vivienda en la primera mitad del siglo XIX, entre los años 1827 y 1830. Borrell y Padrón muere en 1830 dejando la casa totalmente terminada y amueblada; la hereda su hijo José Mariano Borrell y Lemus, quien en 1841 la vende a su prima Maria de Monserrate Fernández de Lara y Borrell, que adquiere así la propiedad del inmueble. Esta contrae matrimonio en 1842 con Justo Germán Cantero Owen Anderson quien pasa a ser el representante de sus bienes. La casa, conocida desde entonces por el Palacio de Cantero, pasó sucesivamente a propiedad de distintos miembros de la familia hasta que en abril de 1920 es adquirida por la razón social “Antonio Mauri y hermanos”, quienes la dedicaron por largo tiempo a escogida y almacén de tabaco; en junio de 1947 pasa a nombre de la Asociación Pro-Trinidad que la dedicó durante mucho tiempo a Escuela de Artes y Oficios
Museos en Trinidad
Museo nacional de la lucha contra bandidos
(2)
Sin duda es uno de los museos que encuentras a lo largo de Cuba que exponen fotos, documentos, armas etc sobre la revolución y la lucha contra los bandidos ¿que son..........? los americanos ¡pues claro! ¿quienes más podían ser?. Lo mejor son las vistas que hay desde el campanario, ya que este edificio era la antigua iglesia y convento se San Francisco de Asís.
Mercados en Trinidad
(1)
Tiendas en Trinidad
Museo y tienda Yami Martinez
(3)
Un descubrimiento sin duda fue encontrar la tienda museo de esta artista de Trinidad, crea pinturas y figuras de papel cartón, escayola, cerámica y metal, expresando mediante cafeteras los distintos estados y personalidades de la mujer. Interesante sin duda, creativo y visual. Se pueden encontrar sus obras también el La Habana en la cafetería que hay en la Plaza Vieja.
Calles en Trinidad
(1)
Bares de Copas en Trinidad
Casa de la Música
(2)
Un sitio perfecto para disfrutar de un mojito y oír buena música en directo. Está en el centro de Trinidad, también se pueden comer sándwiches y ensaladas aunque no es la mejor opción para comer en Trinidad. Para nosotros este día fue algo divertido ya que el cantante que aparece en el vídeo se miraba más tiempo las uñas que cantaba, creo que estaba ya un poco aburrido....
Calles en Trinidad
(2)
Acantilados en Trinidad
Casacada de Javira
Para los amantes de la naturaleza y los ríos, a unos 4 km de Trinidad hay un rincón mágico para ti. Uno puede llegar a esta preciosa cascada dando un paseo o alquilando unas bicicletas. Nosotros preferimos caminar ya que las sorpresas que uno se encuentra por el camino son inolvidables. Aquí los cubanos vienen a refrescarse ya que prefieren el agua dulce al la marina. Situada en una exuberante selva, el agua es cristalina, fría y con muchas zonas de sol y sombra. Uno puede deslizarse como hacen los niños por las rocas lisas de la cascada, o simplemente admirar su belleza. Es importante llevar agua y provisiones ya que aquí no hay nada para comprar, solo hay naturaleza para disfrutar.