Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Tartu?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Tartu

70 colaboradores

25 lugares turísticos de Tartu

Ciudades en Tartu
Tartu
Tartu se encuentra al sudeste de Estonia. Tiene conexiones en autobús y para los nostálgicos el tren, desde Tallín. Recomiendo ávidamente el alquiler de un coche para poder moverse. En la actualidad cuenta con más de cien mil habitantes de los que una quinta parte son estudiantes; Tartu, es la ciudad universitaria por excelencia en Estonia. Es considerada la capital espiritual. Los locales dicen que por sus calles del siglo XIX, las antiguas casas de madera, por los frondoso parques y riberas mora un espíritu que protege la ciudad. Atravesada por el Rio Emajogi, está salpicada de edificios del siglo XVIII que se han destinado a usos innovadores. Además posee innumerables galerías de arte y cafés. Otra de sus ventajas es que cuenta con fascinantes museos. Fue conocida como Dorpat hasta finales del XIX. Sufrió enfrentamientos por la ciudad entre rusos, suecos y polaco-lituanos. El 2 de feb de 1920, Rusia y Tartu firmaban un tratado de paz que ortorgaba a Estonia la independencia por primera vez en su historia. Las principales áreas comerciales son las calles Ulikooli tanav y Ruutli tanav. Los principales centros para ver son: Raehoja plats, antigua universidad, colina de Toomemagi, Museo de historia universitaria, Museo Nacional de Estonia y Museo del juguete. La vida nocturna es bastante destacada dado su ambiente universitario. Después de una agradable cena en un acogedor restaurante y habiendo tomado un café en una de sus cafeterías, la noche de Tartu no tiene límites...
Museos en Tartu
Museo del Juguete
Está situado en uno de los edificios más antiguos de Tartu, sobre la década de 1770. El edificio es enorme aunque no lo parezca y el espacio está aprovechado al máximo. Durante la visita puedes encontrar en dos plantas distintas todos los juguetes del mundo y mucho más. En la primera planta tienes los juguetes de los niños de ciudad y los de campo, los de exterior, muñecas hechas a mano, juguetes de papel, del siglo XX, maquetas de trenes y soldados. En la segunda planta muñecos de series de televisión infantiles de Estonia, y los especiales muñecos del Teatro de Marionetas de Estonia. Cuando hace buen tiempo se pueden hacer juegos al aire libre en el patio interior.En la planta superior hay una sala especial de juegos donde poder dar rienda suelta al niño que llevamos dentro. Lleva mucho tiempo recorrerlo. Especialmente dedicado a los más pequeños.
Iglesias en Tartu
Iglesia de San Juan (Jaani Kirik)
(3)
La majestuosa Iglesia de San Juan, es un templo de ladrillo que data de 1323, y es único no solo por ser la iglesia mas vieja en sobrevivir en Tartu, sino por las más de 1000 originales esculturas de terracota colocadas en varios huecos del portal principal. Reducida a ruinas tras el bombardeo soviético de 1944, en la actualidad vuelve a estar operativa tras 16 años de restauración y abierta al público desde 2005. Muchas de las pequeñas esculturas de terracota sólo conservan la cabeza y han sido depositadas en el interior, a salvo de las inclemencias del tiempo estonio. La iglesia está abierta y accesible; para subir a la torre hay que consultar horarios.
Jardines en Tartu
Parque Toomemägi
La colina de la catedral, que emppieza a elevarse desde detrás del ayuntamiento de Taru, es un paruq perfectamente cuidado con muchísimos senderos que van serpenteando entre la espesura. Allí fue donde se produjeron los primeros asentamientos de la ciudad entre los siglos V y VI. En su cima está la catedral de Tartu de estilo gótico. También en lo alto de la colina esta erigido el antiguo observatorio, de 1810. Todo el mundo utiliza el sinfín de colores de este parque para pasear con la familia, a algún animal e incluso para rodar escenas de un cortometraje. Desde arriba del todo, se puede conseguir una increíble vista de la ciudad.
Universidades en Tartu
Universidad de Tartu
La universidad fue fundada en 1632 por el rey sueco Gustavo Adolfo II para formar al clero luterano y a los funcionarios del Gobierno. Hacia 1700 durante la Gran Guerra del norte la universidad permaneció cerrada, para volver a abrirla en 1802 y convirtiéndose en uno de los centros de enseñanza más importantes del Imperio ruso. El edificio principal está flanqueado por columnas corintias y data de 1803. En el conjunto arquitectónico también están, el Museo de Arte de la Universidad y el calabozo de los estudiantes. Sorprende sobre todo el tamaño y la austeridad de la puerta principal comparada con el edificio.
De interés cultural en Tartu
Ayuntamiento de Tartu
El Ayuntamiento de Tartu está situado en plena Raekoja Plats, el corazón de la ciudad. Fue construido entre 1782 y 1789. Es una estructura con tintes rosas, coronada por una torre con veleta. El edificio fue diseñado por el arquitecto alemán J. H. B. Walter, que tomó como modelo un típioco ayuntamiento holandés. Es actualmente el tercer ayuntamiento que resurge de sus cenizas, los dos anteriores fueron destruidos por el fuego. Mezcla hábilmente un temprano clasicismo con toques de barroco y rococó. Con el tiempo se instaló un reloj para que los estudiantes no llegasen tarde a clase.
Monumentos Históricos en Tartu
Observatorio de Tartu
(1)
Este enorme edificio amarillo fue el observatorio original de la universidad, fundado en 1810. Su más famoso director F.G. W. Struve (en el cargo entre 1820 y 1839) intaló el telescopio mas potente del mundo. Actualmente el edificio pertenece a la AHHAA centro de ciencia, que está pensado en espectáculos de ciencia para niños. El observatorio en si está cerrado, pero se puede visitar una habitación museo, mirar por el telescopio u observar el planetario. En cualquier caso es la mejor vista de la ciudad de Tartu desde la colina.
Monumentos Históricos en Tartu
Plaza Roja Tartu (Raekoja Plats)
(1)
Está situada en el centro mismo de la ciudad. Desde el siglo XIII, este punto ha servido de mercado, un punto turístico importante y actualmente muchas terrazas de cafeterías. Aparte del Ayuntamiento lo más destacado es la fuente de los dos estudiantes besándose. Esta estatua está diseñada por Mati Karmin e instalada en 1998, pero los ciudadanos la han aceptado como símbolo de la ciudad. Todos los edificios de la plaza sufrieron el incendio de 1775. En los alrededores está la casa inclinada y numerosas tiendas de souvenirs.
Bares de Copas en Tartu
Bar Zavood
Increíble hallazgo en Tartu. Después de un encuentro grato con otros españoles, nos llevaron a terminar la noche en un curioso bar escondido en una calle cortada. El Zavood es un bar destartalado, hecho de distintas partes de otros sitios. Su nombre es la palabra rusa para "factoría". Atrae a una clientela alternativa con su ambiente informal y sus precios muy, pero que muy asequibles. Suele haber algunos días actuaciones de grupos de música universitarios. Además dicen los que saben que acude clientela selecta de la administración y el gobierno. Nunca se sabe. Muy agradable. Cuidado con las cervezas ¡desaparecen antes que las carteras!
De interés cultural en Tartu
Fachada de los profesores
No recuerdo exactamente si es una residencia de estudiantes o algún tipo de edificio anexo administrativamente a la Universidad de Tartu. Se encuentra separado por una pequeña calle del edificio principal de las grandes columnas. Toda la fachada que da a la universidad esta llena como se ve en las fotos por ventanales falseados, pegados en la pared, donde se puede observar a la plantilla de profesores de la misma. Las poses que adoptan y la naturalidad con la fachada hacen que parezcan totalmente reales y que miren al transeúnte. Algunos otros edificios cercanos han seguido el ejemplo y se pueden ver en otras calles, algunos vecinos en fotografías similares. No perder de vista la filigrana de color que decora cada ventanal. Asombrosamente genial.
Plazas en Tartu
Catedrales en Tartu
Catedral de Tartu
Cuando uno piensa en la catedral de una ciudad, posiblemente piense en un edificio eclesiástico, con una fachada llena de adornos y ventanales y unas grandes y coloridas cúpulas. Sin duda nada que ver con lo que es la catedral de Tartu, y es que resulta que la catedral de esta ciudad estonia no deja de ser un complejo de ruinas de lo que un día fue una gran catedral. Pese a todo, la catedral de Tartu, o mejor dicho, las ruinas de la catedral de Tartu es uno de los grandes emblemas de la ciudad. Construida durante la segunda mitad del siglo XIII, esta catedral gótica está situada en la parte alta de la ciudad, muy próxima a la famosa universidad de Tartu, una de las más importantes del país. Está situada en una colina, en lo que es hoy uno de los parques de la ciudad. Estaba rodeada por un viejo cementerio y por las casas de los miembros del cabildo catedralicio, y estaba dedicada a los santos de San Pedro y de San Pablo, quienes son también los patrones de la ciudad. La catedral de Tartu fue durante años la sede del obispado de Dorpat, así como uno de los edificios religiosos de mayor tamaño de toda la Europa del Este. A lo largo de la historia, la catedral fue gravemente dañada. Primero por los protestantes durante la reforma protestante, luego por la guerra de Livonia, cuando tropas rusas devastaron la ciudad, y años más tarde,en 1624, cuando ya estaba abandonada, fue devastada por un incendio. A pesar de su abandono, se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad, e incluso la universidad tiene en su interior una sala donde hace reuniones.
Castillos en Tartu
(1)
Lagos en Tartu
Playas en Tartu
Estatuas en Tartu
Estatua de Kristjan Jaak Petersen
A escasos metros de la vieja catedral de Tartu, y en lo que viene a ser el bosque que se encuentra en su parte trasera, se encontramos diferentes esculturas que homenajean a distintas personalidades de la cultura estonia. Una de las más bonitas e importantes es la estatua al poeta Kristjan Jaak Petersen, un poeta que vivió en el siglo XIX (1801-1822), y que fue alumno de la universidad de Tartu, aunque curiosamente, nació en Riga (Letonia). Pese a ello, él mismo siempre se consideró estonio (de hecho se consideraba a sí mismo como el poeta del campesinado estonio) y está considerado como uno de los poetas estonios más importantes del siglo XIX. De hecho, el 14 de Marzo, y coincidiendo con la fecha de su nacimiento, ha sido declarado como el día nacional de la lengua materna. Curiosamente, el trabajo y obra de Kristjan Jjak Petersen no salió publicado en tiempo de vida del poeta, sino que vio la luz cuando sus manuscritos fueron encontrados entre los archivos de la Learned Estonian Society (algo así como la Sociedad Estonia de Aprendizaje), ya en el siglo XX. La estatua, hecha en 1983, es obra de los escultores Jaak Soans y Allan Murdmaa.
Estatuas en Tartu
Estatua de Karl Erns von Baer
Junto a las ruinas de la vieja catedral se encuentra la estatua de otro de los alumnos más ilustres de la universidad de Tartu a lo largo de su historia. Se trata de Karl Ernst von Baer, a quien podríamos definirlo de manera general como un hombre de ciencias (pues fue naturalista, biólogo, meteorólogo, botánico e incluso médico), pero sin duda su nombre ha pasado a la historia por ser el padre fundador de la embriología. Nacido en 1792 en Piibe (ciudad estonia que por entonces era parte del Imperio ruso), cursó parte de sus estudios en Tallin y en la universidad de Tartu antes de seguir con ellos en las universidades de Berlín, Viena y Wurzburgo. Durante su vida pasó varios años impartiendo clase en distintas universidades europeas, para posteriormente trasladarse a San Petersburgo donde formó parte de la Academia de las Ciencias. Publicó a lo largo de su vida varias obras sobre la embriología, pero destaca sobre todo la titulada como “Ovi Mammalium et Hominis genesi”, de 1827, y donde habla posiblemente de su mayor logro, el descubrimiento del óvulo mamífero. Los últimos años de su vida los pasó en Tartu, donde murió en 1876. El 28 de Noviembre de 1886 y coincidiendo con el décimo aniversario de su muerte, se levantó esta escultura en bronce en su honor, obra del artista estonio Aleksandr Opekushin.
De interés turístico en Tartu
Puente del diablo
La verdad es que encontramos puentes del diablo por diversas partes del mundo. Y en Tartu, al igual que en muchos sitios. hay uno. La mayor característica de estos puentes es que están rodeados de muchísimas historias y leyendas alrededor de la figura del diablo. En muchos casos, lo construyó él o ayudó mediante sus malas artes a construirlo. Lo cierto es que en donde hoy en día está el puente del diablo de Tartu, anteriormente hubo otros puentes. El primero de ellos, fue construido en 1809, era de madera y tenía estilo neogótico. Fue construido por el arquitecto Johann Wilhelm Krause, el mismo que diseñó la universidad de Tartu. Entre 1842 y 1844, y tras la destrucción del puente inicial, un segundo puente de madera fue levantado aquí, pero el actual puente que vemos hoy en día, fue levantado en 1913 en honor del 300 aniversario de la dinastía Romanov, y fue diseñado por el arquitecto Arved Eichhorn. A pesar de las muchas teorías que estos puentes tienen sobre el diablo, lo cierto es que la que más veracidad tiene parece ser una que dice que el puente del diablo fue llamado así para hacer frente a otro de los puentes de la ciudad, el llamado puente del ángel. Tanto el puente del ángel, como e puente del diablo, son dos de los símbolos más conocidos de la ciudad de Tartu.
Destinos cercanos más populares