MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Bol?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Bol

8 colaboradores

4 lugares donde comer en Bol

Restaurantes en Bol
Gradele bistro
Es un restaurante a los pies de Vidova Gora (la montaña más alta de Brač) y a unos 200m del centro de la ciudad. Se come muy bien y tiene una terraza donde es muy agradable tomar algo. Pedimos pasta y snitzel (carne rebozada, original de Alemania) y disfrutamos de un ambiente muy acogedor y familiar. Tienen una parrilla donde cocinan la carne delante tuyo, algo que parece muy típico en los restaurantes de Croacia.
Restaurantes en Bol
Pizzeria Topolino
Una pizzería con horno de leña que vale la pena por la calidad del producto. Hacen las pizzas delante tuyo y están deliciosas. El lugar se encuentra en una ubicación inmejorable, justo en frente del mar. Pedimos una pizza, un plato de tortellini y acabamos llenísimos. Junto a las dos bebidas el precio total fue de unos 25€. En general Bol, aunque sea un sitio 'turístico' es mucho más económico que otras zonas de Croacia.
Cafeterías en Bol
Heladería b 058 bol
En Bol lo más común es encontrar cadenas heladeras y no heladerías con producto artesanal. Por eso nos sorprendimos con esta heladería donde se nota la diferencia. Una bola de helado son 10Kg (1,5€ aprox) y es más que suficiente para saciarte, a no ser que tengas mucha hambre. En las horas puntas siempre hay cola, y en eso también se nota la calidad por encima del resto. Está situado frente al mar y da gusto cogerse un helado y luego dar un paseo con la brisa marina en la cara.
Restaurantes en Bol
Restaurante konoba food and fun
Es un restaurante tradicional que se encuentra a escasos metros del centro pero lo suficientemente alejado para que los precios sean algo inferiores. Pedimos un risotto de calamares y cevapi, un plato típico de los Balcanes, y estaba todo delicioso. Pagamos solamente 20€ con bebidas incluídas. Lo mejor es que la terraza, como se aprecia en la foto, esta en frente del mar y tiene las mejores vistas de Bol, ya que se encuentra en un extremo de la ciudad. Vale mucho la pena: el trato es muy agradable y la comida, riquísima.