MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta San Martín de Ampurias?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en San Martín de Ampurias

6 colaboradores

3 lugares donde comer en San Martín de Ampurias

Restaurantes en San Martín de Ampurias
Miryam Restaurant
(3)
Este restaurante familiar situado en L'Escala, está especializado en pescado y marisco frescos de la zona. Perfecto para celebraciones o para darte un festín porque sí! Arroces, Fideuá, Pescadito al horno, etc, etc... Muy buena calidad y servicio, carro de postres caseros de vicio, sobretodo el borracho con nata, mi preferido... Importante que tiene parking!
Restaurantes en San Martín de Ampurias
Restaurante L'Esculapi
(2)
En la misma Plaza Mayor se encuentra el restaurante L’Esculapi, un coqueto restaurante en el que se sirve buena comida en un inmejorable ambiente. Las mesas redondas del piso de arriba pueden ser el escenario perfecto para acabar el día sin hambre y en buena compañía. Mucho y muy rico es lo que se puede tomar en el restaurante L’Esculapi. Si no sabes por donde empezar, pregunta a su servicio. A nosotros nos montaron en un momentín una suerte de menú en el que todo estaba tremendo. Jugamos a las raciones. Ración de escalibada, ración de fritos, tartar para compartir… La escablibada fue sin duda alguna la más bonita que probé en la zona, estáticamente (y también al paladar) muy, muy bien. De postre también tienen dónde elegir. Yo –adicta al chocolate- me tomé un coulant. Muy bueno estaba, volvería a pedirlo sin dudar. El restaurante L'Esculapi tiene dos pisos y terraza fuera que, cuando hace frío, cuenta con estufillas. Si andas por Sant Martí D'Empúries, es una buena opción.
Restaurantes en San Martín de Ampurias
Mesón del Conde
(3)
Si vas por esta zona de la Costa Brava, no dejes de ir a comer al Mesón del Conde: El mejor sitio en mi opinión. Está en Sant Martí d'Empúries, que ya de por sí es un lugar encantador que visitar y merece la pena siempre, en invierno, en verano, con lluvia, con viento o sol... Uno de esos pueblos medievales que siempre tienen algo diferente por descubrir, no importa cuántas veces hayas ido. El restaurante es una maravilla, los pescados y las carnes deliciosos por igual, esmerados y bien acompañados, para probarlos todos. El vino de la zona, ideal. Los postres acertados siempre. Además el edificio en sí está a tono con el resto del pueblo, la piedra y los siglos le han dado ese toque especial que muchos otros quieren imitar sin conseguirlo.