Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Bimenes?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Pueblos en Bimenes

9 pueblos en Bimenes

Pueblos en Bimenes
Bimenes
Su situación geográfica es uno de los motivos por los que los visitantes eligen Bimenes como destino turístico. Una vez que se llega a este concejo, es cuando realmente se empieza a disfrutar de la naturaleza en su estado puro, y de un auténtico entorno rural. Estas tierras están muy poco explotadas turísticamente. Se puede afirmar que aquí no hay masificaciones, ni atascos, y el tiempo transcurre sin prisas. Hasta estas tierras se llega buscando descanso y valorando la cercanía con otros puntos de interés del Principado. El visitante que viene por primera vez suele repetir para conocer más a fondo este concejo. Uno de sus atractivos es la Senda de los Molinos, que es de dificultad baja, y se puede hacer en familia. También es visita obligada la del pueblo de Melendreros, situado en la falda de la sierra de Peñamayor. Si subimos hasta esta sierra, las vistas desde arriba son impresionantes, ya que en un día despejado se puede ver toda la cordillera, los Picos de Europa y una amplia franja costera. No sería raro encontrarse con algún ciervo, o jabalí, que armoniosamente conviven y comparten el rico pasto de la montaña con los caballos, vacas, cabras... No podéis dejar pasar la oportunidad de visitar este maravilloso concejo. ¡ Animaros a conocerlo!
Pueblos en Bimenes
Melendreros
(1)
En el apartado concejo de Bimenes, uno de los pueblos más recónditos es éste núcleo que se extiende a los pies de la sierra de Peñamayor. No muy lejos, en el camino a San Martín del Rey Aurelio, el paraje de la Faya de los Lobos, recuerda la época en la que los lobos eran abatidos y colgados de las ramas de un haya. Un poco tétrico, la verdad. Casas rurales Bimenes: Http://www.Toprural.Com/asturias-principado/asturias/casas-rurales-bimenes_rm-es-33006.htm
Pueblos en Bimenes
Santa Gadía
Casi todos los pueblos tienen alguna leyenda, pues bien, hoy os voy a contar la del pueblo de Santa Gadía en el concejo de Bimenes. Un romano quería terminar el acueducto de Segovia, pero andaba un poco desesperado por la magnitud de la construcción, así que llegó a un acuerdo con el diablo, el cual se comprometía a terminarlo, a cambio del alma de su hija. El demonio aceptó, y puso a todos sus diablos a trabajar. Casi todos fueron a coger piedras en la sierra de Guadarrama, pero uno de ellos, llamado Forniellos, se dirigió al norte, y llegó a Pajares. Cuando vió las montañas de Peñamayor supo donde tenía que coger las piedras. Por el camino se encontró con una bella joven, de nombre Gadea, que portaba un cántaro con agua, se pusieron a charlar, prometiéndole que volvería a verla. Como había perdido mucho tiempo hablando con ella, sacó una piedra rápidamente de la peña, y por el miedo al castigo que pudiera recibir, la dejó caer sobre la ladera de Peñamayor dejándola allí clavada. Volvió Forniellos para cumplir su promesa de ver a la bella muchacha, pero cuando empezaban a charlar, éste vió a Gadea un collar con una cruz de oro al cuello. Empezó a chillar, y se vuelve demonio, no sin antes agarrar a la moza por la cintura y desaparecer en el pozo. El padre de Gadea, que se llamaba Antón García, cuando se enteró de que había desaparecido, roto de dolor se arrojó al río pensando en su hija. De esta historia quedó el nombre del pueblo de Santa Gadía, el pozo donde cayó Gadea con Forniellos, lo llamaron por su nombre, la piedra que tiro Forniellos, “peña del diablu” y el río en el que se tiró su padre, Antón García.
Pueblos en Bimenes
Martimporra
¿Por qué se llama Martimporra la capital del concejo de Bimenes? Cuenta la leyenda que el señor Memén, descendiente de los Porra, tenía muchas tierras y riquezas, pero sus mayores tesoros eran sus hijos, Martín y Covadonga. La belleza de su hija era comentada por varios lugares, y tenía varios pretendientes. Pero sólo uno llamado Don Suero de Bimenes, fue el elegido por su valentía y nobleza. Empezaron a cortejar con el permiso del señor Memén, pero no duró mucho, ya que Don Suero fue llamado por el Rey para irse a la guerra. Las hazañas de Don Suero eran comentadas por todas partes, y Covadonga cada día que pasaba se sentía mas sola y extrañaba cada vez más a su amado. Pero el día esperado llegó y Don Suero volvió, pero no fue a ver a su amada ni a dar sus respetos a señor Memén. Esperaron, pero la espera fue en vano, así que el señor Memén, envió a su hijo Martín, para que le diera alguna explicación de su comportamiento. Martín partió en busca de Don Suero. Le pidio cuentas, mientras, iba encolerizándose cada vez más. Don Suero no sabia darle una explicación y le dijo que se calmara, a lo que Martín respondió con su espada. Así se enfrentaron los dos, y como era de esperar, Don Suero hirió de muerte a Martín. Mientras estaba dando sus últimos suspiros, Don Suero alabó el valor de Martín, nombrándole su mejor amigo. Hoy se recuerda a la capital del concejo de Bimenes, con el de Martimporra, en recuerdo de aquel suceso.
Pueblos en Bimenes
San Julián
Este pueblo situado en el concejo de Bimenes, cuenta con el mayor número de habitantes del municipio y es sede de varios establecimientos hosteleros y comerciales. La iglesia parroquial, aquí situada, es grande y su construcción data del siglo XIX, justo al lado, encontraremos un monumento en honor a los mineros, ya que este concejo tiene una tradición muy arraigada a la minería. No podemos dejar de visitar la biblioteca, que fué inaugurada en 1985. Es una interesante construcción de dos plantas diseñadas por los arquitectos Angel Rami Noguero y Francisco Javier Fombella. El edificio es una combinación de volumenes basados en figuras geométricas elementales. No dejeis de visitar este pueblo, donde la amabilidad de sus gentes y su buena gastronomía harán que pasemos un día agradable en familia.
Pueblos en Bimenes
Rozadas
Es el segundo de los pueblos con mayor indice de población. Es después de San Julián uno de los núcleos rurales de Bimenes, que tiene cierta vida comercial. Lo curioso de este pueblo, es el contraste de viviendas, ya que aquí puedes encontrar edificios de dos y tres plantas, mientras que en el resto de los pueblos suelen ser viviendas unifamiliares. En Rozadas también se encuentra el tele centro, que está situado en las antiguas escuelas, desde el mismo, tienen una vista preciosa del mismo pueblo, puesto que está en un alto.
Pueblos en Bimenes
Sienra
Este pequeño pueblo situado en el Concejo de Bimenes, tiene como edificio más destacado la casona y capilla de los Careaga. La casona reformada en el siglo XVIII, conserva sus escudos. La capilla es de finales del siglo XVI. Es aquí donde se celebra la fiesta de la Oficialidad del Asturiano, en el mes de julio, y en donde se homenajea el bable, con numerosas actividades.
Pueblos en Bimenes
Suares
Situado en el concejo de Bimenes, a pocos kilómetros de San Julián, encontramos el pueblo de Suares. Esta bonita aldea nos ofrece unas maravillosas vistas de los pueblos escalonados en la ladera del monte de Peñamayor, además de poder visitar el único museo con el que cuenta este concejo (La Casa de les Radios). Junto a la misma, podemos tomar un refrigerio en el área recreativa que allí se encuentra. Si hablamos de arquitectura, en Suares, podemos observar una Iglesia del siglo XIV, y otra de construcción reciente. Además de que sus hospitalarios vecinos harán que su estancia sea de lo más entretenida. Como ven, este pueblo tiene de todo.
Pueblos en Bimenes
El Escobal
En el concejo de Bimenes, todavía quedan pueblos con encanto y un buen ejemplo de ello, es El Escobal. Se trata de un pequeño pueblo enclavado cerca del área recreativa de Campabaxera, desde el cuál podemos disfrutar de unas magnificas vistas de buena parte del concejo de Bimenes. Cuenta además con uno de los últimos "Bar-Tienda" que antiguamente eran habituales en toda Asturias y en el que los clientes pueden tomar algo, a la vez que adquirir cualquier producto de alimentación, de ropa o incluso piensos para los animales. Si os acercáis podéis encontraros los vecinos echando la partida, y tomando un "culín" y os harán sentir uno más del pueblo.