Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Blanca?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Pueblos en Blanca

2 pueblos en Blanca

Pueblos en Blanca
Blanca
(2)
Con Armas Blancas... Formando parte del Valle de Ricote, aunque sin tener vestigios directos de su presencia en el municipio, la presencia de civilizaciones posteriores se presume por las proximidades a asentamientos íberos (Bolbax – Cieza; y Cabezo del Tío Pío – Archena) y romanos (Salto de la Novia – Ojós). Tendremos que llegar al año 713, con la llegada de la conquista árabe, para constatar la presencia humana estable en la localidad de Blanca. El primer testimonio nos lo trae los restos de su castillo, que datan de los siglos XI-XII. Conocida entonces con el nombre de "Negra" debido, al parecer, al color del monte donde está el edificio fortificado y el núcleo de población. Dicha fortificación fue mandada construir por el primer Rey de Murcia, Muhammad ibn Mardanis, conocido como el "Rey Lobo", entre los años 1155 y 1171, coincidiendo con las dos grandes incursiones de los almohades, y también con la época de mayor esplendor del Reino (la economía del Reino murciano alcanzó un gran auge con el desarrollo de la agricultura -cereal, vid y olivo- y del comercio con la exportación de la cerámica de reflejos metálicos a las Repúblicas italianas. Los intercambios comerciales se realizaban con la moneda oficial, el dinar de oro, fabricada en la ceca de Madina Mursiyya -Murcia). Dicha construcción pretendía la finalidad de dominar la Vega Alta y el Valle de Ricote para incrementar la seguridad del Reino. La vinculación histórica de formar parte del morisco Valle de Ricote se constata en 1.228, en la insurrección comandada por Ibn Hud desde Ricote contra los almohades. Aunque tras la muerte de éste, diez años después, sembrarían la anarquía y el descontrol en el Reino de Murcia, provocando la firma del Pacto de Alcaraz con Castilla, en 1.243, que obligaba la sumisión a la Corona en calidad de protectorado. Respetándose y garantizándose de este modo las posesiones, tradiciones y creencias musulmanas a cambio de vasallaje al rey castellano. Una vez Alfonso X en el trono castellano y después de incumplir algunas cláusulas del Tratado, la población mudéjar se subleva entre los años 1.264 y 1.266. Tras sofocar la vuelta, otorga a las poblaciones del Valle de Ricote el Fuero de la ciudad de Murcia, siendo incluido en el término de la ciudad. Con la muerte del primogénito y heredero castellano, Fernando de la Cerda, comienzan las luchas por la sucesión en el trono de Castilla entre los hijos de Fernando, los Infantes de la Cerda, y su tío, hijo de Alfonso X, el Infante Don Sancho. Futuro Sancho IV, prometió, en un documento fechado el 25 de marzo de 1.281, recompensar a la Orden de Santiago con la donación del Valle de Ricote, incluida Negra (Blanca), si le ayudan en su lucha por la corona. Se trata de la primera ocasión en el que aparece el nombre de Negra en un documento: "...que solo que Dios me traya a tiempo que yo regne que vos de val de Ricote con Negra et con Fauaran et con Oxoxe et con la Ruelda de la Losiela con todas sus alcarias...". Tras su proclamación como rey, en Sevilla a 19 de noviembre de 1.285, éste cumple su compromiso y concede a la Orden de Santiago el Valle de Ricote, sus alquerías, villas y lugares, por la ayuda prestada (1). La paz no sería duradera en el Valle, pues Jaime II de Aragón, invadió el Reino de Murcia, en 1296, como cobro de la ayuda prestada a la otra parte, es decir a los Infantes de la Cerda, en la lucha por la sucesión al trono contra su tío. Durante ésta ocupación, Negra y su castillo fue entregado al consejero Bernardo de Sarriá, aunque el comendador santiaguista de Ricote le reclamo la posesión, devuelta a Juan Osores el 19 de noviembre de 1.304. La última vez que Negra figura en un documento es en el año 1315. El cambio de Negra a Blanca probablemente se efectuara entre los años 1353 y 1362 por la influencia de doña Blanca de Borbón, reina de Castilla, abandonada por el rey Pedro I y defendida por don Fadrique, Maestre de la Orden de Santiago y Sancho Sanchez de Moscoso, comendador de Ricote (2). Años después, precisamente en 1382, aparece por primera vez con el nombre de Blanca, en que el adelantado del Reino de Murcia, Martín Alonso de Valdivieso, por el Conde de Carrión al concejo de Murcia, pide que se deje libre a un moro de Blanca, que por requerimiento de un judío de Elche fue aprehendido (3). El dominio de la Orden de Santiago sobre Blanca y el resto del Valle de Ricote se alargaría hasta el siglo XIX. Con el fin de mejorar el rendimiento de sus tierras, durante los primeros años de éste dominio, se convirtió al cristianismo a los mudéjares del lugar y, bajo la unificación de la encomienda de Ricote, se planificarían las acciones productivas y bélicas del resto del Valle. Esto no fue obstáculo para que la población mudéjar se viera afectada por la inestabilidad bélica en las décadas centrales del siglo XV, provocando el abandono del lugar marchando sus pobladores a Granada con las tropas de rey de aquél lugar tras una incursión en el Reino de Murcia. Aunque, tras exigir beneficios fiscales, regresaran posteriormente, vuelve a marchar en 1477 tras el sangriento saqueo de Cieza, dejando la encomienda despoblada. Regresarían, nuevamente, en 1.492 tras la conquista de Reino de Granada. La población musulmana, con su conversión al cristianismo, esperaba librarse de las presiones fiscales a las que estaban sometidos por ser infieles y alcanzar ciertos derechos. Pero la frustración, al no conseguirlo, provocó el levantamiento violento de la población morisca en todo el Valle, en 1517, que fue sofocada y reprimida un año después. A lo largo del siglo XVI, experimenta un importante incremento demográfico destacando de los pueblos próximo al Río Segura, lo que hace que el 10 de Agosto de 1591 consiga de Felipe II el privilegio de villazgo, llevando consigo la facultad de elegir alcalde y personal para la administración del Concejo, lo que costó 2.400 ducados a la los habitantes de Blanca. El auge y aumento de población se vería transformado en todo lo contrario en la centuria siguiente. La expulsión de los moriscos decretada en 1.613 por Felipe III dejo en la ruina las tierras de labor blanqueñas por el éxodo forzado de sus habitantes, quedando con una población de 300 personas (5). Pero 10-15 años después un 45% de sus habitantes volvió a sus tierras (6). Miguel de Cervantes de Saavedra escribió largamente sobre los moriscos del Valle mediante la figura del Morisco Ricote (7). Muchos autores pensaban que el Morisco Ricote era de Esquivias o Albacete, pero Govert Westerveld, cronista de la villa, demostró que era del Valle de Ricote (8), tal como confirmado en 2010 por el profesor Francisco Márques Villanueva (9). Ya en el Siglo de Oro murciano, siglo XVIII, Blanca comienza a recuperarse de la pérdida de población, pasando de los 700 habitantes de 1.713 a los 1.378 del Censo de Floridablanca en 1.786. Siendo, en buena medida, la recuperación gracias a los beneficios de los frutales de su fértil huerta y al alquiler de pastos para los ganados trashumantes. A principios de éste mismo siglo fue reconstruida la Iglesia dedicada a San Juan Evangelista, por los hermanos Lucas y Antonio de la Lastra, canteros, el segundo de los cuales falleció en esta villa en 1696. Tras la Guerra de la Independencia (1808 - 1814), Blanca vio ratificado el privilegio de Villa por el rey Fernando VII en 1819. Nueve años mas tarde, el Reino de Murcia se ve azotado por una epidemia de fiebre amarilla, y Blanca fue elegido por el Cabildo de la Catedral de Murcia como refugio ante la enfermedad, ya que la fiebre no llegó a Blanca, según la tradición, por intercesión de San Roque, que tras encomendarse a él los blanqueños fue nombrado patrón de la localidad. Libre ya del control de Orden de Santiago, en 1851, y después de los sucesos revolucionarios y la Restauración monárquica de Cánovas del Castillo en Alfonso XII, Blanca afronta la llegada del nuevo siglo mejor preparada que algunos de los municipios cercanos. En 1856 se ultima la construcción de un nuevo puente sobre el Río Segura. En 1869, se acaba el camino rural que pone en comunicación la Villa con la Estación de Ferrocarril. En 1894 se instaló el alumbrado público. También en 1894, Blanca sufre varios derrumbamientos de la falda del monte quedando destruidos varios edificios, entre ellos casa-hospital y el albergue de los pobres, resultando cambiados muchos paisajes lo que motivo la construcción de nuevas casas y calles. FIESTAS Semana Santa: Como en el resto de localidades de la región, cuando llega el tiempo de Cuaresma todas las cofradías y hermandades pasionarias ultiman los preparativos para los actos y desfiles llenos de fervor y sentimiento. En Blanca actualmente hay ocho cofradías, de las cuales las más antiguas son la Real y Muy Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, la Hermandad de San Juan Evangelista, la Real Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María y la Cofradía de Servitas de Nuestra Señora de la Virgen de los Dolores. Y otras de posterior fundación como la Cofradía de La Verónica, la Hermandad de San Pedro, la Hermandad de Santa María Magdalena y la Hermandad más joven, la Hermandad de la Oración en el Huerto, que por primera vez sacan la imagen de la Virgen de las Angustias a la procesión de Viernes Santo del año 1986, y fue tres años después cuando se fundó la hermandad.Hemos de mencionar por otro lado, la tradicional Puja de Imágenes en la que se demuestra el sentimiento de los blanqueños al pagar por llevar sobre sus hombros el peso de la imagen elegida. Feria de Agosto: En Agosto Blanca celebra sus fiestas estivales y otra vez en honor de nuestro patrón San Roque. Aquí cambia la decoración, la mona por los toros, nuestro Encierro declarado de Interés Turístico Regional y sin duda el día más importante para todos los blanqueños. Nuestro encierro es una tradición que lleva celebrándose desde hace más de trescientos años y es un acontecimiento único en la Región de Murcia. Durante la mañana, el ambiente que se vive a lo largo de todo el recorrido del encierro es de una alegría desmesurada, en la que los bailes y pasacalles de las charangas, animan a todos los que se unen a la fiesta, donde todo el mundo es bien recibido. Se celebra siempre antes del quince de Agosto. Fiestas de Invierno: Blanca en Navidad, donde se puede disfrutar de diversos belenes monumentales. Entre ellos, se puede destacar el Belén monumental situado en la sala de exposiciones de Cajamurcia o el Belén monumental de la Estación de Blanca, entre otros de carácter particular. Fiestas de Primavera Blanca en Primavera, tras la Semana Santa inicia una semana de fiestas dedicada al patrón del municipio San Roque, en el cual los actos más caraterísticos de estas fiesta es la Coronación de la Reina y la Romería. La Romería consiste en llevar al patrón del municipio desde la Iglesia situada en el centro del pueblo hasta la propia ermita dedica a este patrón, tras pasar un día allí se le vuelve a traer al pueblo donde es recibido con jubilo y pólvora
Pueblos en Blanca
(1)